MadeInBohemia.com La web del cristal de Bohemia

MadeInBohemia.com

Viaje a Praga

Praga, la ciudad de las mil torres

Praga es la ciudad más grande y más importante de la República Checa. Desde el siglo IX ha sido, sin interrupción, la capital del estado checo. Antes de ser la capital de lo que hoy es República Checa, fue capital del Reino de Bohemia y de Checoslovaquia. También es la capital de la región de Bohemia.

Es el mayor centro industrial, comercial y financiero del país y sobre todo un gran monumento histórico y centro cultural, social y político de relevancia europea.
Algunos de los muchos apelativos con los que se engalana la ciudad son "La ciudad de las 100 torres", o "La ciudad mágica", o "La joya en el corazón de Europa".
Desde 1992 el casco histórico de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad. Su belleza y patrimonio histórico la convierten en una de las veinte ciudades más visitadas del mundo.

 

Visite los lugares más impresionantes de Praga, no se los puede perder:

Puente de Carlos
Esta joya de la arquitectura medieval y uno de los puentes más bonitos del mundo, oculta desde el primer día un misterio. El momento en el que el propio emperador Carlos IV colocó la primera piedra (9 de Julio de 1357 a las 5 horas y 31 minutos) fue elegido por los astrólogos, porque en ese instante se produjo la conjunción del Sol con Saturno, que de acuerdo a la concepción astronómica de la época era el instante más favorable del año. En 1383 fue inaugurado pero las obras de construcción siguieron hasta comienzos del siglo XV.


Es el puente más antiguo y romántico de Praga, y es atravesado por el río Moldava. Tiene una longitud de 516 metros, y su ancho es de casi 10 metros, al tiempo que se encuentra apoyado en 16 arcos. Está protegido por 3 torres distribuidas entre sus dos cabeceras, dos de ellas en Malá Strana y la restante en el extremo ubicado en la Ciudad Vieja. La torre localizada en la cabecera de la Ciudad Vieja es considerada por muchos como uno de las construcciones más impresionantes de la arquitectura gótica en el mundo. El puente está decorado por 30 estatuas situadas a ambos lados del mismo, la mayor parte de las cuales son de estilo barroco y fueron construidas alrededor del 1700.

El puente está habitado continuamente por artistas y comerciantes dado que este lugar es uno de los sitios más bellos y románticos de esta ciudad, atrayendo a miles de turistas cada día.

 

 

La Catedral de San Vito
Forma parte del conjunto artístico monumental del Castillo de Praga y es la mayor muestra del arte gótico de la ciudad, pues es la catedral gótica más antigua de Europa Central.

Desde 1989 está dedicada a San Vito, San Venceslao y San Adalberto. Ha sido el escenario de la coronación de todos los reyes de Bohemia y en ella se encuentran también enterrados todos los santos obispos y arzobispos y un buen número de reyes.

La catedral, aunque católica, es de propiedad estatal desde el inicio de su construcción en el siglo XIV.

 

 

 

 

 

 

 

El antiguo cementerio Judío
Es uno de los lugares más extraordinarios de Praga. El cementerio judío de Žižkov (en la calle Fibichová, conocido como el primer cementerio judío en Olšany) fue fundado en el año 1680, en tiempos de la peste, como necrópolis de la Comunidad Judía de Praga. Nuevamente allí se dio sepultura, durante la época de las epidemias de la peste de la segunda década del siglo XVIII. Luego se usó con regularidad a partir del año 1787, cuando se promulgó una ley que prohibía los enterramientos dentro de los límites de la ciudad. El cementerio funcionó hasta el año 1890, cuando se fundó el nuevo cementerio judío de Praga en Strašnice.
El curioso aspecto del cementerio se debe a que la superficie limitada del cementerio y la prohibición religiosa de suprimir las tumbas antiguas, hicieron que se echasen nuevas capas de tierra para sepultar a los fallecidos de modo que en algunos lugares se amontonaron hasta 12 estratos adicionales encima del primero.
Es un lugar de mucha importancia artística e histórica, además de ser el cementario judío mejor conservado y más antiguo del mundo. Fueron sepultadas allí más de 40 000 personas, entre ellas toda una serie de importantes rabinos y hombres de ciencia. La tumba más visitada es la del rabino superior de Praga, Ezechiel Landau (1713-1793).

 

 

La Iglesia de San Nicolás
Esta iglesia jesuíta domina el barrio de Malá Strana y es una muestra suprema del barroco praguense.

Fue terminada en la mitad del siglo XVIII (1756). El interior de la iglesia es arquitectónicamente rico, basado en la permeabilidad de los cuerpos geométricos. La decoración es barroca y todo su dramatismo queda patente en el interior del templo, donde la riqueza de las formas se ve potenciada por el contraste de la luz y la sombra.


Wolfgang Amadeus Mozart tocaba el hermoso órgano de la iglesia. Después de su muerte se celebró en la Iglesia de San Nicolás una misa de difuntos a la que asistieron más de 4000 praguenses.

 

 

 

 

 

El reloj astronómico de la Ciudad Vieja
El reloj astronómico de la Ciudad Vieja está situado en la torre gótica del Ayuntamiento que se acabó de construir en 1364. Es uno de los monumentos más valiosos y más conocidos de Praga. El reloj es una obra maestra de la ciencia y la técnica del gótico checo y un monumento artístico soberbio.

Cada hora en punto, entre las 9.00 - 21.00, aparecen en dos ventanillas las estatuas de los 12 apóstoles con el Cristo bendiciendo y luego el tintín de la campanilla del Esqueleto que nos recuerda una hora más en nuestra terrenal vida. A ambos lados del reloj están representadas las figuras de un Esqueleto, un Turco, de la Codicia y de la Vanidad. Después del desfile de todos los apóstoles canta el Gallo y el reloj de la torre empieza a marcar las horas.

Según la leyenda, los consejeros praguenses dejaron ciego al maestro que construyó el reloj para que no pudiera hacer una copia en ningún lugar.

 

 

 

 

 

 

 

La Casa Municipal
La Casa Municipal es un precioso edificio del Art Nouveau de principios del siglo XX con una sala monumental de conciertos – Sala de Smetana en la que tienen lugar los conciertos más importantes de Praga y la gran galería de las artes plásticas.

Fue construida en un lugar memorable, ocupado en el pasado por la Corte Real (la residencia de los monarcas checos).

En la Casa Municipal hay muchos espacios, salones y saloncitos profusamente decorados.

 

 

 

La iglesia de Nuestra Señora de Týn

Es el punto dominante de la plaza de la Ciudad Vieja y de todo el casco histórico de Praga.

Este impresionante edificio se puede divisar desde cualquier punto de la ciudad. Sus torres tienen 80 metros de alto y están coronadas, a su vez por 4 torres más pequeñas y frágiles. Su construcción empezó a principios del siglo XV y permaneció bajo control husita hasta la llegada de los católicos romanos, siendo finalizada en 1511.

Como anécdota, comentar que las dos torres principales no son simétricas. La razón es porque se quisieron representar las dos caras (masculina y femenina) del mundo, un rasgo muy característico en toda la arquitectura gótica.

Al templo se entra por el pasaje del edificio de la Escuela de Týn. En el interior podrá admirar la singular belleza del mismo con muchas preciosas obras barrocas, renacentistas y góticas.

©2003 madeinbohemia.com